Dietas para adelgazar

Ahora que ya ha llegado el otoño, para muchos supondrá un alivio eso de poder volver a ponerse ropa que disimule un poco los kilitos de más. Esto no tiene por qué significar que haya que abandonar la idea de cuidarse y mantener la figura, porque precisamente ahora es un momento ideal para comenzar a trabajar nuestro cuerpo y poder lucir una mejor silueta el próximo verano.

Contar con unos cuantos meses por delante nos permitirá adoptar un plan de ejercicios y una dieta equilibrados, en definitiva, afrontar la idea de perder peso de una manera relajada y que podamos adaptar cómodamente a nuestro ritmo de vida.

Con este artículo pretendemos ofreceros unas cuantas propuestas de dieta para adelgazar, y sobretodo un puñado de consejos y principios clave a tener en cuenta para que esto de perder peso termine siendo toda una misión cumplida.

Dietas para perder peso

Aunque sea la primera vez que te planteas perder peso, estamos seguros de que serás consciente de que existen mil y una dietas, cada una con sus principios, reglas y manera de ser ejecutada. Uno podría pensar que basta con encontrar la dieta cuyas características se adapten mejor a nuestro ritmo de vida, pero no. Ni todas las dietas funcionan, ni todas las dietas actúan de la misma manera sobre todas las personas.

Como ocurre con (casi) todo en esta vida, alrededor de la idea de adelgazar se ha creado un negocio y un mercado en el que, demasiadas veces, encontramos productos pensados para hacer caja antes que concebidos como métodos para adelgazar. Lo mismo sucede con muchas dietas, basadas en premisas científicas dudosas e incapaces de cumplir con ese objetivo de ayudarte a quitarte kilos.

El reto de seguir una dieta requiere por tanto de ser responsables. En primer lugar porque debemos asegurarnos de que el plan a seguir es eficaz y capaz de ayudarnos, y en segundo lugar porque emprender una dieta para perder peso supone un proceso en el que debemos ser constantes y realizar cambios en uno de los pilares básicos de la vida, la alimentación.

Mejor dieta para adelgazar rápido

Dicho todo lo anterior, y dado que la paciencia no suele estar demasiado presente cuando hablamos de perder peso, vamos a recoger una dieta pensada para adelgazar rápido. Se trata de una dieta moderada dentro de lo que cabe, ya que permite perder entre 3 y 4,5 kilos en su fase inicial, es decir, durante las dos primeras semanas de seguimiento.

Es importante puntualizar esto, ya que con una rápida búsqueda en Google basta para encontrar muchos resultados que anuncian la pérdida de 5 kilos en una semana, o incluso que garantizan perder 3 kilos en dos días. Aléjate de ese tipo de propuestas, no sólo cuentan con un dudoso origen o base científica, sino que además pueden llevarte a poner en riesgo tu salud.

adelgazar-dieta-mediterranea

Aquí se trata sobre todo de realizar un cambio en nuestros hábitos alimenticios, pero un cambio que podamos mantener durante un período determinado y que finalmente nos sirva para modificar nuestras costumbres en torno a la ingesta de alimentos. Para conseguir esas metas nada mejor que la dieta mediterránea, una denominación que engloba la idea de aprovechar los ingredientes que nos da la tierra y sus nutrientes.

Debes intentar incorporar este régimen alimenticio a tu rutina a través de, al menos, cinco ingestas diarias. Un esquema o propuesta a seguir, podría ser el siguiente ejemplo:

Desayuno: Zumo de naranja natural, café con leche o té y una tostada de pan con aceite de oliva.
Aperitivo: Una pieza de fruta (a tomar entre el desayuno y la comida).
Comida principal: Lentejas estofadas, albóndigas con zanahorias y guisantes. De postre puedes tomar unas fresas con nata.
Merienda: Queso fresco con miel.
Cena: Ensalada mixta, pescado al horno con patatas asadas. De postre puedes tomar un yogurt.

Cómo estar delgado

Como puedes ver, la dieta propuesta no propone ningún esfuerzo sobrenatural, sino que básicamente nos orienta al consumo de productos naturales y cuya combinación es beneficiosa para nuestra salud. Obviamente, puedes ir variando los ingredientes de la dieta, para ello bastará con sustituir una comida o alimento por otro que sea equivalente tanto a nivel calórico como energético y nutricional.

Hay que tener cuidado en no realizar una equivalencia o sustitución de alguna comida por productos preparados o comidas cocinadas de manera industrial. Por muy saludable que pueda aparentar ser una ensalada de cualquier supermercado, lo cierto es que en su proceso de elaboración entran en juego productos que serían enemigos letales para nuestro proceso de pérdida de peso.

como-estar-delgado

Finalmente y como ya hemos comentado en otras ocasiones, será muy positivo que complementes tu dieta con algún tipo de ejercicio físico. Esto acelerará el proceso de pérdida de peso, además de que si sigues una dieta mediterránea podrás contar con la tranquilidad de que estudios médicos demuestran que es capaz de reducir en un 30% las posibilidades de padecer un infarto de miocardio.

Dieta vegana para adelgazar

Uno de los errores más comunes cuando pensamos en dietas y planes de adelgazamiento es pensar que la variedad de comida que podremos consumir será muy limitada. Esto no es más que una equivocación, y muestra de ello es que incluso quienes siguen alguna filosofía de alimentación estricta como los veganos, también pueden seguir una dieta sin miedo a sufrir carencias de algún tipo de nutriente.

la-dieta-vegana

Una de las claves para seguir una dieta vegana saludable es tener muy en cuenta las proteínas. Al renunciar al consumo de alimentos procedentes de los animales, es sencillo sufrir algún tipo de déficit de proteínas. Para poner solución a ese problema habrá que apostar con frecuencia por alimentos como el arroz, la quinoa o las legumbres, productos que son una buena fuente de proteínas vegetales.

Teniendo claras estas premisas será muy sencillo mantener una dieta vegana, tanto si lo que se busca es una alimentación que se aleje de consumir productos de procedencia animal, como si lo que se busca es adoptar un plan para perder peso. A continuación os dejamos un ejemplo de menú diario:

Desayuno: Un melocotón y una pera, un vaso de leche de soja y un puñadito de frutos secos.
Aperitivo: Un kiwi y una manzana, acompañados de un par de galletas veganas.
Comida principal: Ensalada de verdura con guisantes, pasta con tomate natural y tofu.
Merienda: Un par de mandarinas
Cena: Seitán salteado con verduras, un vaso de leche de almendras con cereales integrales.

Bebida para adelgazar

El último paso que debes valorar antes de decidirte a seguir una dieta para perder peso es la ingesta de líquidos y bebidas. La tendencia general al seguir un régimen es centrarse en la comida sólida y los grupos de alimentos, olvidándose de cómo pueden afectar al proceso el agua o las bebidas que tomamos. Y es que los líquidos pueden terminar por ser la diferencia que marque el éxito o el fracaso en nuestra dieta.

En este sentido hay que recordar la necesidad de evitar el exceso en el consumo de bebidas azucaradas, especialmente si también son refrescos con gas. El alcohol es el enemigo número uno en el ranking de líquidos cuando hablamos de perder peso, así que plantéate renunciar durante un tiempo a las cervecitas y/o los vinitos con los amig@s. Piensa que en invierno es más fácil decir no a una cerveza fresquita.

Finalmente, destacar el agua y su consumo como clave tanto para lograr regular nuestro peso como para sentirnos sanos por dentro. Siempre se ha recomendado el consumo de agua abundante cuando se sigue una dieta, pero ahora esa recomendación pasa a ser un principio fundamental, ya que existen estudios clínicos que han demostrado que el agua favorece el proceso de pérdida de peso en una dieta.